Este domingo se disputaba en Alcudia el primer encuentro de la liga entre el Alcudia y el Alevín B de la escuela de Carcaixent. Ambos equipos afrontaba este apasionante partido con la ilusión y objetivo de intentar empezar de la mejor manera posible el campeonato. 

En líneas generales, el partido no fue un encuentro muy vistoso para los espectadores. La primera mitad, así como el resto del partido, fue controlada y dominada por el equipo local. Estos intentaban realizar jugadas combinativas con el fin de buscar la portería rival. Los visitantes, sin embargo, se dedicaban a neutralizar dichas jugadas a base de balones en largo. En una de tantas jugadas, un mal despejo del Carcaixent dio lugar al primer gol del equipo local. Pese a ir por delante, el Alcudia continuaba jugando en campo visitante, creando peligros con sus dos interiores a través de pases en diagonal aprovechando la velocidad de estos. Las ocasiones de los locales iban llegando sin llegar a materializarlas, y en una contra, Joan, tras un gran control y golpeo, puso el empate a 1. Antes de llegar al descanso, Guillermo tuvo la oportunidad de darle la vuelta al resultado en una clara ocasiones de gol que por desgracia no consiguió acabar. 

Con empate a 1 se llegaba al descanso. Durante esos minutos, el entrenador rival intentaba animar a sus jugadores haciéndoles ver qué era posible sacar un resultado positivo del encuentro si demostraban más intensidad y empezaban a poner en práctica todo lo trabajado durante la semana. 

Sin embargo, en la primera jugada de la segunda parte, un córner muy mal defendido por los visitantes con varios errores grotescos y difíciles de comprender hizo que el delantero local sólo tuviera que empujar la pelota al fondo de la red para volverse a adelantar en el marcador. Apenas dos minutos más tarde y sin tiempo para reaccionar, una jugada sin aparente peligro llegó a Víctor que sin saber cómo, la tocó con la mano y la árbitra no tuvo más remedio que señalar el punto de penalti. Su capitán se encargó de lanzarlo y sumar un nuevo tanto en el marcador. En menos de 5 minutos el partido pasaba de ir 1-1 a 3-1, con el equipo local con la moral por las nubes y los visitantes apagados y dando sensación de apatía y con pocas armas de intentar meterse en el partido. Con el equipo visitante muerto, el Alcudia aprovechó otros errores colectivos de los visitantes para sentenciar el partido. 

Tras el pitido final, el entrenador visitante, Luis, junto a su ayudante Andreu, comentaban lo siguiente: «Ha sido un partido para olvidar. Creo y estoy convencido que el equipo puede mostrar una imagen mucho mejor a la reflejada hoy en el campo. Hoy no hemos estado a la altura. Sabemos que va a ser un año difícil y para ello, más que nunca debemos jugar con la máxima intensidad posible e ir a pelear cualquier balón. En el descanso estábamos convencidos que si salíamos a ganar la segunda parte podíamos sacar un resultado positivo de este campo, pero sus dos goles en las dos primeras jugadas nos han dejado KO. No queda otra que levantarse y continuar entrenando con las mismas ganas, humildad y actitud que hasta ahora».