DEMASIADO CASTIGO PARA EL ALEVÍN B

Ayer sábado, disputamos nuestro primer partido de liga contra La Canal. Lo afrontábamos con  la máxima ilusión y ganas posibles tras llevar más de mes y medio preparándonos y trabajando para ello.

Nos encontramos un campo cuyas dimensiones eran muy pequeñas, por lo que sabíamos que iba a resultarnos muy difícil jugar la pelota y conseguir enlazar una serie de pases seguidos.

Con un inicio de encuentro quizás un tanto dubitativo, al minuto 2 de partido nos llegó el primer golpe sin esperarlo, tras un mal pase en el intento de salida de balón que su delantero no perdonó. Pese a ello, el equipo se rehízo e intento buscar el empate, consiguiendo crear peligro con un par de ocasiones al equipo rival. Minutos más tarde, el empate llegó con un gol de Pau tras un balón muerto dentro de su área que no desaprovechó. Cuando parecía que nuestro Alevín empezaba a despertar, La Canal nos metió dos goles prácticamente seguidos sin apenas crear peligro. Dos jugadas tontas y aisladas hicieron que se pusieran 3-1 a favor. Sin embargo, y por segunda vez, nuestro equipo tiró de casta y empató el partido antes de irnos al descanso con dos goles de Guillermo. Sin haber ocurrido nada brillante en el partido, nos fuimos al descanso con empate a 3.

El descanso fue momento para desconectar y hacernos ver que sin realizar una gran primera mitad, habíamos remontado dos veces un marcador adverso. Les hice darse cuenta que, como equipo, somos mucho mejores de lo que en ocasiones nos pensamos, que cuando queremos sabemos y podemos dar mucha guerra y que debíamos de confiar en nosotros y en nuestras capacidades. No miento cuando digo que salimos a la segunda parte teniendo claro que nos íbamos a comer al rival.

Los primeros 10-15 minutos de la segunda mitad fueron nuestros.  Jugamos en la mayoría de tiempo en su área, creando ocasiones que por lástima no pudimos acabar de materializar. El equipo no paró de intentarlo y cada vez eran más conscientes de que la victoria era más que posible. Sin embargo, y cosas del fútbol, cuando más estábamos atacando en otra jugada aislada, sin aparentemente peligro (y tonta) nos metieron el  4-3. Ese gol fue la clave del partido. No nos lo podíamos creer ni imaginar. Tras su gol, intentamos ir a por el empate y quedando pocos minutos en dos contras nos metieron el quinto y sexto. Un mazazo para nuestro Alevín.

El entrenador del Alevín B, Luis López “Pochi” comentaba tras el partido: “Estábamos como locos por jugar ya nuestro primer partido oficial. Me voy muy despagado a casa porque creo que el resultado es muy engañoso y no refleja lo vivido en el campo. Lo bonito, o amargo en este caso, de este deporte es que pequeños detalles marcan un partido. Pese a ser excesivamente competitivo, les he vuelto a pedir que al margen del resultado, lo que de verdad importaba era dar una buena imagen de equipo. Estoy orgulloso con la actitud de los mios. Siento admiración por cada uno de ellos. Admiración por ver como han luchado, trabajado, peleado, corrido y dado la cara hasta el pitido final. No cambiaría a ningún jugador de los míos por ningún otro. No queda otra que levantarnos y empezar a preparar el próximo partido ante el Alzira. Estoy convencido que si seguimos por este camino con trabajo, esfuerzo, constancia y humildad, van a llegar los resultados y podremos lograr cosas importantes. Por último, destacar la actitud de los padres. Es una satisfacción verlos partido tras partido animar y apoyar a los nuestros sin importar el resultado, y recibirnos siempre con palabras positivas y de ánimo.”