El primer partido de liga para nuestros peques, empezó un poco cuesta arriba antes del pitido inicial. Nos medíamos contra un rival fuerte siendo tan solo ocho jugadores, sin posibilidad de cambios.

Desde un principio, nuestro objetivo fue mantener la posición y desgastarnos lo menos posible, yendo al balón en las jugadas que realmente lo requerían. Bien colocados en defensa, con una posición más adelantada de lo que veníamos haciendo en otros partidos, éramos capaces de cortar más balones y llegar antes que ellos a las pelotas divididas. Esto nos permitía salir a la contra con rapidez. Los primeros quince minutos fueron una constante en ese sentido. El rival no se sentía cómodo y llegó nuestra primera ocasión mediada la primera parte con un Ahmed multiplicado en ataque y defensa que pescó una pelota cerca de la línea divisoria de los dos terrenos y fue sorteando a todos los rivales que le salían al paso. Cuando encaró portería la pelota se le fue un pelín larga y el portero pudo llegar a despejar para desbaratar una clara ocasión de ponernos por delante en el marcador. Mientras tanto, el UD Alzira tenía algunas ocasiones en internadas por la banda que acababan con un centro al área que no podían llegar a rematar. Nuestro portero, Gonzalo, se encargaba de poner a raya a sus delanteros con paradas de mérito.

Nuestro talón de Aquiles gran parte del partido fue la salida de balón desde portería, lo que nos ocasionó diversos sustos ya que la presión rival era alta y nosotros no conseguíamos sacar la pelota más allá del área.

Con buen sistema táctico y contras bien elaboradas, llegamos al fatídico minuto 25 de la primera parte. Un mal despeje por nuestra parte, permitió que el esférico quedará ligeramente ladeado en la frontal del área para que un jugador rival marcara con una bonita vaselina. Acto seguido, la primera parte concluyó.

Sin bajar los brazos y con las mismas ganas, la segunda parte se reanudó. Nuestros peques seguían dosificando sus esfuerzos y conseguían mantener la posición para buscar un ataque más directo. Los primeros cinco minutos fueron para el Alzira que empujaba con fuerza y calidad en jugadas que acababan muriendo en nuestra área, o bien por despejes de la defensa, o bien por intervenciones de un destacado Gonzalo. Pasado el asedio inicial, nuestro equipo se rehízo, y con jugadón de verdadero atleta, Nicolás, se cruzó el campo dejando a los rivales sin opción de pillarlo, pero una vez se internó en el área, llegó muy cansado y disparó fuera por poco.

Fueron pasando los minutos y el cansancio hizo mella en nuestros jugadores que empezaban a llegar tarde en algunas jugadas. Esta situación generó que nos metieran dos goles más y se marcharan en el marcador. Un 0-3 era demasiado castigo para un equipo que planteó un buen partido y que tuvo las ideas muy claras en todo momento.

A falta de unos diez minutos para acabar el encuentro, con más empuje y ganas que fuerzas, nuestros pequeños hilvanaron una gran jugada que acabó en centro al área, donde un jugador contrario sacó la mano, pero el árbitro no la llegó a ver, acabando la jugada sin más peligro.

Sin lugar a dudas, el equipo promete y viendo el esfuerzo y las ganas que ponen en el campo, nos van a dar muchas alegrías esta temporada.