CON LA MORAL POR LAS NUBES

A un equipo con espíritu, por mucho que le golpees, siempre se levanta, y el nuestro tiene el más grande. Una personalidad digna de admiración, para mantener la confianza intacta en nuestro juego pese a encajar en el saque inicial, para acabar goleando con una efectividad a la altura del fútbol generado.

Empezábamos a la hora en punto, sin espacio para calentar en el campo, y de saque inicial nos marcaban un gol directo a la escuadra que hubiese hundido a cualquiera. Porqué el bajón psicológico que suponía empezar el partido con 0-1 antes de tocar el balón era muy deprimente. Nada más que felicitar al dorsal 10 del Mislata CF, que además marcó una falta lejana ejecutada magistralmente para demostrar que, pese a su posición en la clasificación, tienen mucha pegada y recursos para salir de esa zona. Acierto rival, que nos dejaba desconcertados a todos excepto a nuestros juveniles, quienes con una personalidad y determinación en cada acción envidiables, se pusieron a mover el balón a gran velocidad plasmando sobre el tapete lo trabajado para estar presentes en todo momento en campo contrario con posesión efectiva que nos concedía superioridades para poder generar ocasiones con frecuencia.

Sin conseguir materializar las reiteradas oportunidades, al final encontramos la luz con un penalti que nos cometen minuto 21, y en el que Pallarés rompe la red de manera inapelable. Empate en el marcador, y el equipo lleno de confianza para continuar el asedio en campo rival, para que la presión alta nos lleve a recuperar balón, y Pallarés asista con pase en profundidad a Prades que define a la izquierda del portero con mucha seguridad para empezar a hacer justicia en el marcador, minuto 23. Y sin tiempo para que respirasen los visitantes, recuperación en campo propio, contraataque del que sacamos un córner en el que Luis saca a pasear la calidad de ese guante izquierdo que atesora para ponerla en la cabeza de Héctor que mide los tiempos y acierta a transformar en gol. Minuto 24, 3-1 en el casillero, de un partido atractivo para el espectador imparcial.

Minuto 30, Pablo Martín, su 10, pone el 3-2 con la falta antes mencionada justo antes de que se rompa el partido con la expulsión del dorsal número 2 de los contrincantes y el torpedo que lanza Pallarés desde fuera del área que el portero toca pero no alcanza a desviar del camino del gol justo antes del descanso.

Pausa de intermedio, con superioridad numérica, y sólo Javi con amonestación, a quien se le cambia por Toni para evitar que acabe expulsado. El plan no podía ser otro que salir a tener el control a base de posesión y que corriese el rival, y justo así lo pusimos en práctica para acercarnos con facilidad a campo contrario. Entraron pronto los recambios Garrido e Iván con ganas de divertirse por Óscar y Alfonso que cuajaron un gran partido. Esto nos permitió continuar teniendo frescura arriba hasta recoger Prades un rechace dentro del área que chuta golpeando con un defensor rival y que acaba entrando para fijar el definitivo 5-2 en el marcador minuto 62.

Ya en la última media hora el equipo no hizo más sangre y ya no pasó nada, excepto la doble amonestación para nuestro Pablo Ramón que se perderá el próximo partido, y la vuelta al terreno de juego después de dos meses de lesión de Natxo, con 25 minutos para ir cogiendo ritmo.

 

Alineación titular: Marc Muñoz, Óscar Torres, Alfonso Prats, Héctor Máñez, Hugo Hernández, Javi Hernández, Pablo Ramón (C), Luis Torres, Rubén Pallarés, Marc Peris y Pablo Prades.

Suplentes: Natxo Bataller, Alberto Garrido, Iván Tormos y Toni Bataller.

Sustituciones:

45’ Toni por Javi.

55’ Garrido por Óscar.

57’ Iván por Alfonso.

64’ Natxo por Marc.