Partido correspondiente a la 10ª jornada de liga. El campo estaba rápido y en ocasiones impreciso por la lluvia que había caído previamente.

Salimos al terreno de juego con esperanzas de realizar un gran encuentro ya que aunque los resultados no acompañan, las sensaciones son buenas. Nuestra primera adversidad fue jugar sin portero y tuvimos que ir rotando la posición.

En un principio, como vinimos haciendo en partidos anteriores subimos la línea de presión para intentar forzar el error rival. Parecía funcionar en un principio, pero cuando conseguían jugar la pelota, el centro del campo quedaba dominado por ellos, ya que no achicábamos bien la pelota, ni conectábamos ningún ataque ni contra con precisión. A pesar de todo, el equipo se veía fuerte en defensa, pero claro está que si no decides arriba y te presentas con ocasiones manifiestas de gol acabas recibiendo el gol del contrario. Así sucedió, en el min.12, en una de las pocas ocasiones que habían tenido hasta el momento consiguieron abrir la lata. Nuestros peques lejos de venirse abajo siguieron luchando pero con más corazón que ideas. En las postrimerías del descanso llego el 2-0.

La segunda parte empezó con un buen arranque de los nuestros, frustrando ocasiones contrarias y lanzando una contra que acabo en cesión al portero rival. El segundo partido seguido en el que nos conceden este libre indirecto, y que no materializamos.  A partir de este momento, el Alzira se espoleó y se vino arriba, poniendo en aprietos a nuestra defensa durante los últimos 15 min. De la segunda parte.  Fruto de ello, fueron dos goles seguidos en el 35 y el 37 que acabaron de noqueando nuestras aspiraciones. A la postre, venciendo el tiempo, sentenciaron un 5-0 final que se antoja demasiado duro para la mejora que están mostrando a lo largo del campeonato.