image.png

Domingo 16/05/2021 a las 19:00h

Nos desplazamos esta semana hasta Enguera para disputar un encuentro contra el Dragon Force. Vamos con cautela, aunque en casa obtuvimos un resultado de 9-1 a favor de las nuestras. Pero el análisis del rival reveló que en sus últimas jornadas habían mejorado sus resultados. Fuimos con pies de plomo y sin confianzas, el partido no tiene resultado hasta el minuto 80.
Calentamos serias como siempre, focalizando la atención en el partido y en nosotras. En el calentamiento los disparos a portería salen bien, resultado del trabajo de estos últimos meses. Esto les da un chute de confianza a las nuestras antes de empezar el partido.

Empieza el partido salimos a luchar, en pocos minutos se demuestra que el partido no iba a ser como en casa, las rivales presentan más oposición, intensidad y ataque. Pero las nuestras están últimamente muy bien y muy cómodas en el campo. Al principio creamos bastante dentro del campo, los minutos pasan y nos ponemos a jugar como las contrarias marcan el partido. Esto no nos beneficia, perdemos un poco el norte. En la pausa de hidratación se las tranquiliza, se dicen cuatro fallitos y cómo solucionarlos. Sobre todo, el cuerpo técnico las anima a chutar porque llegan a la frontal en varias ocasiones pero hacen pases en lugar de probar a la portera. Efectivamente, en una jugada que le llega el balón a Marta en la frontal, esta chuta y mete un golazo por arriba imposible de parar para la portera, Martita sorprendida se lleva las manos a la cabeza y el equipo estalla en alegría.
Acabamos la primera mitad, contentas, con confianza. Se corrigen algunas cosas de estrategia, para contrarrestar los ataques de las rivales y potenciar el nuestro. Salimos a la segunda mitad más fuertes, creando más juego, llevando el balón de un lado a otro y no dejando respirar la salida de balón del Dragon Force. Enseguida empiezan a llegar las ocasiones y los goles. Dos asistencias de Elena a Mireia y Maica que demuestran ser delanteras, tener templanza, estar en el sitio adecuado y empujar el balón lo justo para que se cuele en la red. Otro gol de Jimena que llega, decide probar y chuta; la portera falla se le escapa el balón y acaba dentro de la portería. Otra vez motivo por el cual hay que chutar.

Las nuestras acaban el partido cansadas, magulladas por los choques, sedientas por el calor, pero con la sonrisa en sus caras. De haber disfrutado un partido más. Quedan dos y aun no hemos acabado. ¡Vamos a por ellos!
Premiar el esfuerzo de todas, por luchar con solo un cambio en el banquillo.

¡1,2,3 UD!