Nos desplazamos por última vez fuera de casa, esta vez nos dirigimos a Alcúdia, campo grande en el que las nuestras se sienten cómodas para tocar. Sábado por la mañana, las nubes aguantan un poco el calor.

Las chicas vienen al partido contentas, riendo, hablando intentando quitarle nerviosismo al partido, que sabían determinaba casi al completo la segunda vuelta. Estaban tranquilas pero no demasiado.

Se calienta con tranquilidad para contrarrestar el juego poco tranquilo de las rivales. El sábado sabían que ellas tenían que tranquilizar el juego de las de l’Alcúdia. Última fase del calentamiento en el campo cuatro chutes a portería, unas salidas y un grito conjunto con palabras de ánimo. Sólo dos partidos para disfrutar todas juntas de este gran equipo.

Empieza el partido con un dominio claro de las nuestras con algún contraataque de las rivales. En una de las primeras ocasiones que le cae el balón a los pies de Sara Lozano, ésta no se lo piensa y mete el pie bajo para que el balón salga bombeado hacia la portería rival, que la pilla adelantada y el balón se cuela al fondo de la red. Intentamos jugar tranquilas, aunque el juego del rival es muy difícil de llevar, el ritmo es alto y el balón poco controlado. Hay momentos de tensión pero las nuestras salen airosas. Acabamos la primera parte con el resultado de 0-1 favorable.

En la segunda parte, las nuestras salen a luchar y a ganar. Creyeron en ellas mismas, se apoyan unas a otras dentro del campo. Si fallaba una jugadora se le volvía a pasar el balón una y otra vez hasta que lo hiciera bien. Adquiriendo buenas sensaciones conjuntas, de compañerismo puro y duro. En un contraataque de Maica en carrera con las centrales, ésta se frena en la frontal del área, las rivales se pasan de largo y ahí sola plantada en la frontal, chuta a portería de manera que es imposible para la portera atajar ese balón. Tranquilidad para las nuestras con diferencia de dos goles. Las de l’Alcúdia aprietan pero no ahogan. En una jugada, se le abre un balón a banda para Elena, que ya había tenido varias ocasiones iguales durante todo el partido sin tener acierto, pero esa era la buena, llegaba en velocidad sola frente a frente con la portera y no falló, envió el balón con rabia al fondo de la red. El resto del partido fue cómodo para las chicas que sumaban nuevamente 3 puntitos, y un partido más con portería a 0.

Queda un partido, en casa, en el templo de Carcaixent. Todo depende de ellas les vale un empate o una victoria para quedar campeonas de la liga infantil cadete plata G5. Pero todo lo que han conseguido ya es digno de aplaudir, 5 partidos consecutivos invictas y con su portería a 0.

¡1,2,3 UD!