GANCHO, DIRECTO Y CROCHET

Derrota de nuestro juvenil C por (0-1) contra el CD Llosa, en un encuentro que por momentos se asemejó más a un ring de Boxeo que a un partido de futbol.

Llegaba el momento de iniciar la segunda vuelta y no pudo iniciarse de peor forma, ya que llegó la primera derrota como local de nuestro Juvenil C, en toda la temporada.

Sabíamos que íbamos a enfrentar un encuentro trabado, con mucha agresividad por parte del equipo al que enfrentábamos y un partido en el que habría muchas faltas, y las previsiones se cumplieron, no sabiendo el colegiado cortarlo a tiempo y permitiendo constantes faltas de respeto hacia todo el mundo, incluido nuestro banquillo, por parte del banquillo visitante, hecho que ya había sucedido en el partido de ida.

Dio comienzo el encuentro y en los primeros compases, fueron los jugadores rivales quienes llevaron la iniciativa en ataque, si bien todas las incursiones fueron perfectamente repelidas por la defensa y mediante un par de brillantes intervenciones de Àlex. Poco a poco, con el paso de los minutos, nuestros jugadores fueron quitándose la presión de encima y lograron mediante rápidos contraataques aproximarse a la portería rival, obligando al portero contrario a entrar en juego y evitando que nuestras ocasiones terminasen en gol. 

Fue llegada la media hora de encuentro, cuando a la salida de un córner, García recibió una clara agresión sin balón en línea de fondo, que el árbitro no acertó a ver, lo que propició la salida a la contra del equipo rival, y que Manel tuviese que cortar la acción recibiendo una amarilla, y beneficiando así al infractor, a lo que el árbitro, visiblemente superado, únicamente acertó a manifestar que no lo había visto. Si bien esto no sería lo más grave de la primera mitad, puesto que en la jugada siguiente, mientras Moha avanzaba líneas fue derribado mediante una falta que el árbitro tampoco acertó a señalar, y posteriormente recibió un puñetazo directo que el árbitro, una vez más, pasaba por alto, y dejaba iniciar el ataque rival que terminaría en gol, mientras nuestro jugador se encontraba derribado en el suelo.

Con este injusto resultado se llegaría al descanso, y nuestros jugadores se encontraban visiblemente tristes y enfadados. 

En la segunda parte cambió el panorama del partido, puesto que nuestros jugadores se lanzaron a tumba abierta a por el partido, y tuvieron las ocasiones más claras, llegando a disponer de un penalti, en el que el colegiado no expulsa al infractor, tras una entrada por detrás sin posibilidad de disputar el balón y en una ocasión manifiesta de gol, no obstante, el portero detuvo el penalti y el marcador no se movió.

Con el equipo volcado en ataque, llegarían algunas clarísimas ocasiones para el equipo visitante que la defensa y Àlex se encargarían de repeler.

No fue suficiente el esfuerzo del equipo para lograr el empate, si bien fue inmenso el trabajo y el tesón dispuesto sobre el terreno de juego y con eso tenemos que quedarnos, este grupo de jugadores es impresionante, y el Cuerpo Técnico está orgulloso de lo que están haciendo durante este tremo final de la temporada para ayudar a aquellos equipo de la escuela que requieran de su ayuda, aunque ello luego les impida estar al 100%, pero siempre dispuestos a trabajar allá donde se requiera que lo hagan.

Por último, lamentar los comentarios racistas que escucharon nuestro delegado, y los jugadores de nuestro banquillo, por parte de algún integrante del banquillo rival, el árbitro fue advertido de ello, y tras comunicarlo al banquillo rival la respuesta que recibió fue “eso son excusas”.