Partido que arrancó con ambos conjuntos a la espera de cómo iba a jugar el rival.

Pronto se vio un Guadassuar con las ideas más claras y poniéndonos en aprietos en varias ocasiones fallidas. Nuestros peques salieron algo nerviosos y menos concentrados que de costumbre, sin ideas ni claridad en el juego. Los primeros compases, eran todo acometidas del rival que acababan fuera o en alguna parada de mérito de nuestro portero Gonzalo. Nuestro juego se basaba en contras poco elaboradas en las que Ahmed arrancaba, y o bien no encontraba compañeros que le siguieran, o bien ante tantos rivales le resultaba imposible progresar. Con un 1-0 llegábamos al minuto 20 de partido y con opciones de revertir la situación en el segundo período, si nuestro equipo se centraba. Tras algún susto por parte de los nuestros que acabó en un remate fuera por cansancio, llegó el fatídico minuto 24 en el que en sendos partidos de liga hemos encajado gol sin opción a respuesta. Con un 2-0 en contra, llegábamos al final de la primera parte.

En el descanso, tratamos de realizar algún cambio táctico para empujar al equipo más arriba pero la ausencia de jugadores nos dificultó la labor ya que éramos 8 justos. Nuestra salida de balón se vio bien tapada por el rival cortando el pase de Elías o Nicolás a Ahmed en muchas ocasiones, y eso provocaba jugadas en contra en ¾ de campo con mucho peligro.

Los siguientes tres goles fueron muy parecidos, escasa salida de balón por nuestra parte, robo del mismo por la suya y jugadas rápidas que acababan en gol. Además, no acertábamos en el despeje y siempre se quedaba corta o propicia para el Guadassuar.

Con el paso de los minutos, nuestros peques mejoraron, se quitaron toda la presión y nervios y empezaron a combinar en jugadas a la contra que por poco no acabaron en gol.

Finalmente, llegó el 6-0 y el final del partido. Sin duda, partido para dejar atrás y seguir centrándonos en la mejora de nuestro juego.