Era nuestra primera jornada en la liga de oro, ya que nos tocó descansar en la primera jornada, y fue un gran partido pero el resultado no nos acompañó, pero la actitud y la valentía que vi en el equipo nunca la había visto.

Empieza el partido y todo muy igualado, nosotros creando un juego desde la salida de balón y ellos defendiéndose, teníamos ocasiones, pero desde lejos, nada de peligro, ya que ellos no nos dejaban acercarnos, nuestros rivales no creaban ningún peligro, nos estábamos defendiendo muy bien tanto con balón como sin balón.

Iba pasando el tiempo y todo seguía igual, un partido muy físico que solo se iba a decidir por pequeñas cosas. Llegó el minuto 20 de la primera parte y tras un saque de banda del rival, nosotros tenemos un descuido en el centro del campo y el jugador rival aprovecha que se encuentra solo para chutar desde fuera del área y meter el 1-0. Con este resultado acabaríamos la primera parte.

En el descanso, viendo que necesitábamos atacar y que nos costaba acercarnos a su portería pese a tener el control de balón, llegamos a un consenso de cambiar la formación para ir más al ataque.

Empieza la segunda parte, y como habíamos hablado en el descanso, ellos salen a defender y nosotros con los cambios conseguimos obtener ocasiones de peligro, pero que muy a nuestro pesar no aprovecharíamos,  las teníamos de todos los colores, de falta, de córner, por banda, pero nada, el balón no quería entrar en su portería, y como siempre se ha dicho, el que la perdona la acaba pagando, y eso pasó, en el minuto 20, pero esta vez de la segunda parte, consiguen superar nuestra defensa y a nuestro portero, que en ese momento era Llorenç.

Nosotros seguíamos creyendo, el equipo lo estaba dando todo, quedaba tiempo y lo sabíamos. En el minuto 23 de la segunda parte Bruno, tras un barullo en el área consigue empujar la pelota al fondo de la red. QUEDABA TIEMPO!! 

El equipo siguió luchando pero no iba a ser esta vez el día de la remontada, perdimos pero con mucho orgullo y garra.

Unas veces se gana y otras se aprende, a nosotros esta vez nos tocó aprender, aprendimos con la cabeza muy alta y vimos que este equipo tiene muchas ganas de seguir adelante compitiendo y aprendiendo todos juntos.

Este equipo tiene alma.