Punto de La Salvación

Se confirma la salvación del Juvenil A de L’Escola de La U.D. Carcaixent de manera oficial. Y lo hace bajo un sol de justicia, contra un rival obligado a sumar para seguir vivo en su puja por la permanencia, y reforzado con jugadores provenientes de categoría Nacional para alcanzar dicho objetivo.

Sábado 29 de mayo de 2021, a las 17h, con una sensación térmica dentro del verde de unos 35 grados aproximadamente, y el equipo justo de combustible después de haber jugado 3 partidos muy exigentes en 8 días.
Dadas las circunstancias, el planteamiento era no presionar en campo rival, esperar en campo propio cerrando espacios, dificultando que encuentren línea de pase, mantener la posesión desde la recuperación de balón, pase de seguridad y llevarlo de banda a banda sin la más mínima prisa, para encontrar un error en la basculación rival y poder aprovechar los desmarques de ruptura de los delanteros para hacer daño al rival.

Los primeros minutos fueron de los locales, donde se salió con un gran empuje para romper líneas por parte de Pallarés y asistir en profundidad a Quintana para meter el miedo en el cuerpo al Benigànim.

Un medio campo de transiciones rápidas, con un trabajo incansable de Pablo Ramón, tuvo su freno cuando Xusi empezó a darle pausa al ritmo de partido, para entregar atrás y que el equipo ejecutase el plan preestablecido.

Situándose Héctor con mucho criterio y madurez como eje de la zaga para con un siempre concentrado Bernat a su izquierda y el flamante descubrimiento como central de Pau a su derecha, para hacer bailar el esférico desde el carril derecho de Garrido hasta el de Guillem para oxigenar el equipo y con la predisposición para jugar de cara de Marc Muñoz, que ante la presión desplazaban a Lozano, quien pentinaba a la ruptura de Quintana o bajaba balones para la media.

La media parte concluyó sin más que un contraataque de los visitantes que al espacio finalizaron con disparo cruzado que dio en el palo, y un desborde de Lozano por banda para los locales con centro raso para que Quintana topase también con el palo.

La segunda parte empezó con el arreón del Benigànim en busca de la victoria, que se supo aguantar frenando el tiempo de juego para poder coger aire con continuas pausas para acometer balones parados.
A los pocos minutos fue sustituido el capitán Xusi por molestias, para dar entrado a que Salva Pascual aportase frescura al medio campo. Más tarde entró Furió, para ayudar en el centro y llegar con fuerza a pisar área rival, por Pallarés que mostraba síntomas que le impedían jugar con normalidad.

Se notaba la tensión entre dos entidades que se jugaban el descenso, calentados por una afición carcaixentina muy activa en sus ánimos. Fruto de ello, se produjeron varias disputas en las que saltaron chispas, para encararse y cargarse de tarjetas diferentes jugadores de ambos equipos. En una de ellas, Guillem, que estaba generando peligro con sus llegadas libre de marca por el carril izquierdo, vio la segunda amarilla justo cuando se disponía su sustitución para evitarlo. Cambio de planes, entró Hervàs ya con amonestación por un comentario hacia el colegiado mientras calentaba por un Lozano que se entregó al máximo por el equipo, y que dentro del campo, Hervàs rindió por encima de lo que él mismo esperaba después de tanto tiempo lesionado.

Con inferioridad numérica, y los quilómetros en las piernas de un muy solidario Carcaixent, empezaron a aparecer molestias, y Pablo Ramón se quedó tieso por una rampa que dejó varios minutos al equipo con nueve hasta que se armó de valor y volvió al terreno de juego para ofrecer todo lo que le quedaba de energía para sus compañeros. Con esta inferioridad, Salva Pascual haciendo gala de su potente físico, presionó un balón cerca del córner que se daba por perdido, y el defensa, intimidado, entregó como pudo al portero un pase corto que Quintana, sacando piernas de algún rinconcito se anticipó, regateó al portero y definió a la perfección para enloquecer a los presentes.

Acabándose el partido, en la única acción que nos consiguieron ganar la espalda a nuestra línea defensiva bien organizada, Bernat cubriendo el balón para la salida de Muñoz, el delantero del Benigànim, Pedro Henrique se cruzaba por el medio de los dos para poner empate en el marcador definitivo.

Empate que sirve para respirar definitivamente y poder disfrutar de los 2 últimos encuentros sin presión, y para que los rivales sumen y sigan vivos en su lucha por salvarse.