RECOMPENSA

Se hizo justicia. Una jornada más, tarde de fútbol de trabajo incesante, de intensidad y de concentración en cada acción, que esta vez sí tuvo premio.

Después de dos jornadas de generar mucho ofensivamente y llevar la iniciativa de los encuentros disputados, pero, que sin el refuerzo positivo que supone obtener puntos, el cuerpo técnico  se vio obligado a buscar alternativas y tocar teclas para corregir errores y que nos diesen mayor solidez defensiva. Con ello se cambió el sistema y nuestro Juvenil A dedicó toda la semana a trabajar sus movimientos específicos con y sin balón. Además, se insistió en salir muy metidos al verde a nivel de intensidad, concentración y manejar los tiempos de partido para evitar situaciones como la de encajar dos goles en dos minutos.

Justo así fue, el equipo salió con su recién estrenado 1 – 4 – 3 – 3, con la idea de juntar líneas en ataque y defensa, para poder realizar presión alta, mordiendo al rival, para conseguir robar cerca del área adversaria y poder finalizar.

Tras unos minutos en que ninguna de las dos escuadras fuera capaz de llevar el control del esférico, y ocasiones para ambos equipos, siendo una al larguero de Iván Tormos tras un contraataque colectivo la más clara, en la que parte de la afición ya cantaba el gol. Llegó el 1r gol con un pase en profundidad de Marc Peris propiciando una jugada calcada a esta anterior, en la que esta vez sí, nuestro extremo izquierdo la cruzó por arriba al palo alejado para sumar el primero en el casillero visitante, y casi sin haber terminado de celebrar este primer tanto, sacó de centro el equipo local, para jugar atrás, donde el central se durmió delante de la presión del combinado de La Ribera Alta, situación que leyó a la perfección un avispado Marc Peris que robó, atrajo al portero y regaló un gol a Pablo Prades que no erró en empujar el balón al fondo de la red 43 segundos después del primero para el equipo.

El equipo local se quedó en shock, tras verse dos tantos por abajo en menos de un minuto, y tomar consciencia de la pegada del Carcaixent, para ponérsele el encuentro costa arriba. No obstante, con mucha personalidad se alzaron y con un certero disparo cruzado desde fuera del área redujeron distancias en el marcador justo antes del descanso, con previa falta sobre Rubén Pallarés, que él mismo protestó y se llevó cartulina amarilla.

Llegó el descanso, y nuestros juveniles no podían estar mejor, con Marc Muñoz en la portería atento a los balones a la espalda de la defensa formada por Óscar Torres, Manel Canet, Héctor Máñez y Toni Bataller, que avanzaban la línea como estaba trabajado para reducir espacios y dejar en fuera de juego los delanteros rivales, concentrados y rápidos para bascular cerrando espacios y ganar cada disputa. Un Javi Hernández que daba equilibrio al equipo, sosteniendo el carril central para que los interiores Marc Peris y Rubén Pallarés pudiesen generar juego y asistir a los extremos Iván Tormos y el capitán Alberto Garrido que con sus rupturas aprovechaban los espacios que generaba Pablo Prades al venir a recibir.

El plan para la segunda parte, lejos de encerrarnos atrás y dar por bueno el resultado, fue ir a por el tercero y sentenciar. Con un debutante Toni Bataller exhausto, entró Hugo Hernández para continuar manteniendo el rigor defensivo y dando a los 4 minutos de la reanudación una asistencia en profundidad al desmarque de ruptura en diagonal de Pablo Prades para que con un tiro raso y cruzado con pierna izquierda metiésemos el tercero que calmara los ánimos de remontada de los locales.

Minuto 52 entró Ayman Arguigue para con su frescura ofensiva nos permitiese sentenciar el partido con su presencia y dominio del balón para entrar en juego desde la mediapunta y conducir contraataques, en sustitución de un Marc Peris.

Minuto 66 entró Pablo Ramón para poner más músculo en el centro del campo en sustitución de Pablo Prades, y pasando Ayman Arguigue a ser la referencia arriba. Un minuto después una jugada de habilidad combinando una doble pared dentro del área entre Iván Tormos y Rubén Pallarés, que éste último finalizó con un detalle previo de exquisita clase.

Minuto 69 entró Salva Pascual para acabar de cerrar el partido obteniendo mayor control y evitar últimos pases en tres cuartos de campo.

El equipo rival, con la toalla ya en el suelo, y con polémica desde el banquillo local hacia el colegiado, que acabó de romper el ritmo y la posibilidad de remontada, aún tuvo un contraataque que cortó con mucha inteligencia Héctor Máñez, costándole la amarilla.

Ya acabándose el partido, en un bajón de concentración, el At. Amistat se encontró un rechace de un córner, que hábilmente introdujo en el interior de la portería para reducir distancia.

Con ello se consiguió la primera victoria de la temporada, que tanta vida nos da, y en la que todos estuvieron a un nivel excelso. Contando con la predisposición para lo que se necesitase de Natxo Bataller, portero suplente, que no disputó ningún minuto.