UN PASO ADELANTE, DOS ATRÁS

Derrota de nuestro juvenil C en su visita al Municipal Jose Sirera de Carcer, en un partido en el que pagó su falta de efectividad e intensidad, por momentos

Llegaba nuestro equipo a la tercera jornada con la intención de agarrarse a la parte de arriba de la clasificación y de enlazar la segunda victoria consecutiva después de la cosechada en el encuentro disputado siete días antes ante el Promeses Xátiva, lo cual no puedo lograrse debido a diversas circunstancias que hicieron imposible un resultado mejor.

Comenzó el partido con los nuestros replegados atrás, tratando de buscar las contras en un campo de juego pequeño, que permite dicha disposición técnica, tal y como se había trabajado durante la semana, si bien no con la intensidad con la que se presumía que íbamos a salir a afrontar el choque, y así en el primer saque de esquina botado por el equipo local, tras un despeje a la zona de rechace, llego el primer gol del encuentro, en una jugada entrenada hasta la saciedad durante la semana.

Pasaban los minutos y el Carcer, sin más propuesta futbolística que el balón largo a sus delanteros, se encontraba cómodo en el terreno de juego ya que nuestro equipo achicaba bien atrás, pero no encontraba presencia en la parcela ofensiva. Pasada la media hora del encuentro nuestro equipo pareció despertar y darse cuenta    de que había que dar un paso al frente y mediante el lanzamiento de balones a la espalda de los defensas, gozó de sus primeras ocasiones en las botas de Prades y Fernando, llegando a impactar por dos veces con los palos de la portería defendida por el portero del Carcer, hasta encontrar el premio del gol en el minuto 41, en una buena jugada de combinación entre ambos delanteros que el habilidoso delantero introdujo en la portería batiendo por bajo al portero rival. A partir de dicho momento, el asedió por parte de los nuestros a la portería rival fue total, presionando a los centrales locales que nerviosos, ante la presión de nuestros jugadores, perdieron algunos balones que nuestros delanteros no fueron capaces de enviar dentro de la portería, llegando al descanso con el empate en el marcador.

Comenzaba la segunda parte con la misma tónica que concluyó la primera, asedio constante de los nuestros a la portería rival que, de nuevo Prades, y de nuevo batiendo por bajo al meta, adelantaba a los nuestros en el marcador y hacía prever que los puntos se vendrían a Carcaixent, puesto que el dominio del partido y de las ocasiones, era total.

Nada más lejos de la realidad, a partir de dicho momento, el Carcer se hizo con el control del centro del campo, y se hizo evidente que el equipo necesita un recambio de garantías para Lluis en la parcela de creación de juego, puesto que cuando el cansancio hace mella en él, el equipo lo acusa en exceso, y así en una jugada de combinación, tras un contraataque, el equipo local logro poner la igualada en el encuentro.

Este hecho, lanzó a los nuestros a lanzarse a por el tanto que los volviese a adelantar, puesto que se veían superiores, y llegaron a gozar de ocasiones de 4 contra 1 y el portero, que no lograron materializar por precipitación y en ocasiones por exceso de egoísmo.

Y en esta tesitura, el equipo local observó que Monrós, que volvía de lesión, no estaba en plenitud de facultades físicas, para lanzar todos sus ataques por el flanco derecho de la defensa visitante y así, en un balón largo en el que el atacante local partía en un clarísimo fuera de juego por varios metros, llegó el gol de la remontada de los locales. Nos detenemos en este hecho para remarcar que el árbitro no señaló dicha posición antirreglamentaria, por el “buen hacer” del coordinador local que se pasó toda la segunda mitad, tratando de sacar al colegiado del partido, y que logró que ante la duda el colegiado se equivocase a favor de los locales.

Los nuestros seguían atacando la portería rival, con más ahínco en busca del empate, y errando ocasiones clarísimas, que en otra tesitura hubieran posibilitado una victoria abultada, no obstante, lo que llegó fue el cuarto de los locales en una nueva contra en la que el delantero rival encaró a Alex, que nada pudo hacer para evitar el gol rival.

Volvieron los nuestros a Carcaixent, con las manos vacías, y la tristeza se reflejaba en los rostros de la mayoría de jugadores que se notaba que esperaban mucho más de sí mismos en el partido de esta jornada y que algunos parecían comprender, que solo con palabras y buenas intenciones no se ganan partidos.

Solo queda trabajar durante la semana para preparar el durísimo partido de la siguiente jornada en el que se enfrentarán al Ciutat de Xátiva A, equipo que sin duda va a estar en la parte alta de la clasificación y que va a plantear un partido complicado, para el que sin duda, van a tenerse que tomar, decisiones difíciles por parte del cuerpo técnico.