Este fin de semana hemos sufrido una derrota amarga contra el SD SUECA PROMESES.

Partido complicado con carencias importantes en el equipo, que no hemos sido capaces de cubrir con el trabajo de los demás compañeros, al no estar acostumbrados a jugar en esas posiciones.

Estas carencias las hemos suplido con la colaboración de los jugadores del Benjamín B Bruno y Jorge, que pese al resultado han hecho un buen partido.

Aunque hemos podido hacer algunas combinaciones en ataque con llegadas a portería no hemos podido materializar ninguna ocasión; unas veces por mala fortuna, otras veces por tomar la decisión equivocada a la hora de definir, y en otras ocasiones por las buenas intervenciones del portero contrario, que ha salvado con dos intervenciones seguidas una ocasión clara de gol y además nos ha costado el primer gol en contra al pillarnos a la contra en la misma jugada tras despejar el balón, pudiendonos habernos puesto nosotros por delante en el marcador, de haber materializado anteriormente la jugada.

A partir de ahí, la falta de intensidad en el juego y los errores tanto defensivos como en portería nos ha llevado a encajar algunos goles, que nos ha hecho ir detrás en el marcador desde el minuto 5 de partido.

La falta de intensidad en el juego ha sido tanto en ataque como en defensa, sin luchar por los balones divididos, sin buscar el rechace, sin salir a tapar los lanzamientos… ; esta falta de intensidad e incluso de concentración, ha hecho que cometieramos errores en la portería contraria fallando ocasiones claras de gol; sin embargo el equipo contrario se ha apoderado rápidamente del partido, luchando todos los balones, jugando con más intensidad y pudiendo hacer jugadas combinadas ante la pasividad de nuestros jugadores, atreviéndose a chutar hasta de medio campo para ver si marcaban gol.

Conforme iba decayendo la moral, el equipo contrario se ha aprovechado de nosotros y contando también con un poco de fortuna, nos ha marcado hasta 11 goles, la mayoría de ellos en la segunda parte, aprovechando casi todas las ocasiones que han tenido.

En definitiva, pese al esfuerzo de algunos jugadores, la falta de intensidad y de motivación nos ha llevado a una derrota amarga; por lo tanto solo nos queda olvidar lo ocurrido, seguir trabajando y aprendiendo de los errores.