Partido muy disputado donde el marcador final ha sido de 1-1.

En la primera parte el rival nos hizo pasar en apuros tras las varias llegadas, sobre todo por banda derecha, que nos generaron demasiado peligro a nuestra portería. El equipo supo corregir los fallos colectivos y supimos reponernos a tal asedio. Tras algunos ajustes tácticos el equipo sorprendió al rival con dos contraataques que hicieron meter el miedo al rival. Nos costó obtener la posesión del esférico, pero una vez nos hicimos con él, el control del partido fue nuestro. Llegamos al final de la primera parte con el duelo en tablas.

En la primera parte mantuvimos la misma línea que el final de la primera mitad y fueron llegando las ocasiones más claras por parte visitante. El equipo local, físicamente bajó y ya no llegaba con esa facilidad que nos había sorprendido en los primeros minutos. Cerca del minuto 55, Salva García golpea el balón en el palo diestro. La ocasión más clara del equipo hasta el momento faltando 15 para el final. El equipo quiso más y minutos más tarde llegó el gol merecido, en una jugada muy bien enlazada por todos, acabando con un remate de cabeza de Carles Gimeno haciendo justicia a lo reflejado en el campo hasta el momento.

Posteriormente, llegó la “polémica” del partido. Hasta el momento nos habían enseñado una tarjeta amarilla a Salva García por cortar una contra del equipo local. Pues en el minuto 67 nos sacan una segunda amarilla a Carles Gimeno. El entrenador rival se dirige al árbitro de una manera no muy ejemplar para comentarle que era la segunda amarilla del jugador. Obviamente no era así, pero aún así el árbitro le saca tarjeta roja tras la petición del
entrenador rival. Mantenemos una breve conversación con el árbitro y en su libreta obviamente ponía que la primera y única tarjeta era del número 9 nuestro, Salva García. Al verlo, me verbaliza exactamente las siguientes palabras: “es cierto que el 9 también está amonestado, pero al 3 se la había sacado anteriormente pero no lo he anotado, me acuerdo perfectamente”. En fín, sacamos la conclusión en vestuarios, qué errores podemos cometer todos e incluso el árbitro también y debemos de asumirlo sin mayor problema.

Para finalizar, el equipo con 10 los últimos 8 minutos el equipo local en un saque de esquina consiguió el empate final en el minuto 70 tras una muy buena ejecución por parte de ellos.

El equipo trabajó fantásticamente y aunque el resultado no era el esperado tras el buen partido realizado, nos fuimos contentos con el trabajo de todo el equipo.