El Alevín A de la Escuela Carcaixent jugó en Ontinyent la cuarta jornada de liga.

El equipo sabía que se iba a enfrentar contra un rival muy complicado y que para intentar sacar algo positivo tenía que hacer un partido casi perfecto. Nos encontramos con un campo que sin ser excusa era de dimensiones muy
reducidas que para nuestro juego nos influyó negativamente.

Salimos la primera parte intentando estar muy metidos en el partido y ser muy contundentes en los duelos divididos ya que era un partido de pocos espacios y de aprovechar las segundas jugadas tras fallo del rival.

La primera parte, los dos equipos no jugamos a prácticamente nada, abusamos del juego directo muchísimo y solo se creaba peligro a balón parado. Nos fuimos al descanso con empate en el marcador y con la intención de en la
segunda parte, sabiendo que era difícil, aprovechar alguna ocasión y poder adelantarlos en el marcador.

En la segunda parte, hablamos de seguir estando fuerte defensivamente y sabiendo que era muy complicado trenzar una jugada por el poco espacio que había, intentar aprovechar alguna ocasión, pero nos encontramos con dos acciones de falta de concentración y nos hicieron dos goles rápidos. Cambiamos el sistema al ver que no se creaba juego con facilidad y pusimos dos delanteros. El equipo, a partir de ahí tuvo más presencia en ataque y conseguimos recortar distancias en el marcador a pocos minutos del final. Y cuando teníamos cerca el empate, el equipo contrario con un buen disparo a balón parado nos metió el 3-1 que a la fin supuso la sentencia del partido.

Partido donde no supimos jugar a lo que requería el campo y el equipo contrario y contra equipos de la parte alta de la clasificación tenemos que mantener la concentración defensiva durante todo el encuentro porque cualquier error se penaliza con un gol en contra.

TENEMOS QUE SEGUIR TRABAJANDO PARA INTENTAR CUANTO ANTES REVERTIR ESTA DINÁMICA NEGATIVA. ¡SIEMPRE FUERTES!