Partido correspondiente a la 5ª jornada que enfrentaba a nuestro Prebenjamín con el Alginet. Tras el pitido inicial y con dos cambios en el banquillo por primera vez en toda la temporada, vimos a un Carcaixent bien posicionado en el campo, con las ideas muy claras en ataque y defensa. Con una línea de zagueros muy sólida y un centro del campo que recuperaba balones fácilmente nos hicimos con el control del partido y con las ocasiones más claras.

Damián, que hoy actuaba de punta, tuvo mucha movilidad durante todo el encuentro y dio más de un susto al equipo rival. Una de las mejores jugadas que hemos visto hasta ahora y que demuestra el trabajo que están realizando los peques en el los entrenamientos se inició con un saque de portería en la que los jugadores de defensa, media y delantera conectaron a la perfección y supuso una ocasión manifiesta de gol.

Desde hace unos partidos para acá, en las postrimerías del primer tiempo el Alginet cogió aire y tras algún error en defensa encadenó cuatro goles seguidos que fueron un mazazo para los nuestros. De este modo llegábamos al descanso.

Tras la reanudación, los nuestros volvieron a sacar fuerza para intentar recortar distancias y cerca estuvieron en los compases de la segunda parte. En resumen, perdonábamos demasiado o bien por desacierto nuestro o acierto del rival, y ellos cuando llegaban metían gol. Con más goles en contra de lo que se merecía por el juego visto llegamos a la recta final del encuentro embotellando al rival para intentar meter un gol que se nos estaba resistiendo demasiado. Justo ahí, apareció Nico con un disparo de falta directa para poner el 1-7 definitivo en el marcador y demostrar que somos un equipo que no tira la toalla en ningún momento.

Hubo fases del partido realmente buenas de nuestro equipo, pero el global pesó más. Estoy seguro de que este equipo nos va a dar muchas alegrías en un futuro.