Sexta jornada de liga, cuarto partido como local frente a un equipo que al principio es de nuestro nivel. Llegábamos a este partido con algunas bajas y con la convocatoria del portero del prebenjamín, y tras perder la final del torneo contra el Real de Gandía.

Empezamos el partido estando bien tácticamente y con intensidad, sin dejar jugar prácticamente al otro equipo, y así mantuvimos el 0-0 hasta el minuto 15, dónde el equipo rival ya iba empezando a probar nuestro portero y a darse cuenta de sus carencias ya que era de categoría inferior, y a partir de ahí el equipo en conjunto iba a menos, y ya empezaban a llegar los goles. Y con el paso del tiempo cada vez estábamos peor tácticamente dónde llegamos al descanso con un 0-4.

Tras el descanso reorganizamos al equipo y les pedíamos la misma intensidad que al principio del partido, pero el resultado no fue ese, y no había ni intensidad, ni estructura táctica, ni nada… hecho que provocaba que los rivales tuvieran una sucesión de ocasiones, dónde consiguieron meter 3 goles más.

Equipo abatido, sin gol, sin organización. Partido para el olvido.