LA VIDA EN CADA PUNTO

Novedad ninguna es que en preferente cada punto se suda y se sufre en el campo, que nunca se tiene la situación controlada, y por ende, no se puede bajar la intensidad.

Planteábamos un partido en el que llevar la iniciativa, con un 1 – 4 – 3 – 3, en el que tener la posesión por dentro y posibilitar las superioridades por fuera, contra un rival bien estudiado, del que conocíamos sus debilidades y fortalezas, en base a las que se trabajó durante la semana. Sobre la pizarra, estaba definida la tarea de cada integrante como papel en la misión global, faltaba llevarlo a cabo con la concentración y actitud necesarias.

El “11” inicial protagonizado por Marc Muñoz en la portería, los zagueros Manel Canet (hoy capitán) i Héctor Máñez, en los laterales Óscar Torres y Toni Bataller, un trivote central compuesto por los interiores Pablo Ramón y Luis Torres, con Javi Hernández echando el cerrojo en el carril del “6”, para asistir al tridente ofensivo de Pablo Prades en punta de ataque y, Iván Tormos y Marc Peris en los flancos. Teniendo la suerte de poder contar con la predisposición para salir en cuanto se requiera de los hoy suplentes Cristian Fernández, Alfonso Prats, Hugo Hernández, Pablo García y Rubén Pallarés. Además de la ayuda de los no convocados Alberto Garrido, Salva Pascual y Natxo Bataller en tareas necesarias para ayudar al equipo y cuerpo técnico. Nuestro Lluís Sanjuán, recién operado nos mandaba fuerzas desde casa, y con ello, y la ilusión por dedicarle la victoria a nuestro máximo representante, David Timor, por su cumpleaños, afrontábamos este nuevo reto de sumar de 3 por primera vez esta temporada en nuestro estadio.

Arrancábamos el partido muy metidos, sabiendo de la exigencia del mismo, dispuestos a atacar con balón en las zonas preestablecidas y facilitando que el esférico llegase a allí para producir situaciones favorables. Pronto llegaron las ocasiones locales, y a modo de ensayo, Luis ejecutó dos córnes medidos, el primero para que Héctor tocase a la puerta con poderoso cabezazo a la cruceta, y el segundo Manel tirase la puerta abajo con otro remate de cabeza que entró inapelablemente. Minuto 4, los rivales no sabían cómo defender nuestro vendaval ofensivo, ya por delante en el marcador, y con las ansias de más. Seguimos haciendo lo establecido bien, buscando la espalda de su línea defensiva, alternado con el control que supone que solamente nos presione un jugador y nos permita a nuestros centrales Héctor y Manel conducir abiertos, interpretando nuestros laterales Óscar y Toni que se podían abrir más arriba para conseguir superioridades por fuera, con Javi hundiéndose para elaborar en la salida de balón, Pablo Ramón y Luis dando línea de pase a los carriles en su progresión, Prades viniendo para generar espacios y asociarse, y permitiendo que Iván y Peris pudiesen llegar por dentro o en 2×1 a los laterales. En una de estas situaciones, minuto 25, Prades recibe y lanza un pase medido en profundidad para el veloz Iván, al que le roban despejando contra un propio compañero que permite que el balón vuelva a Iván, habilitándolo, y que tiene la pausa para levantar la cabeza y asistir a un Prades que llega desde atrás para romper la red.

Con este control nos fuimos al descanso, con la sensación de que continuando con esta dinámica, sin bajar el listón, se podía completar un gran partido. Viendo el resultado, y teniendo a Peris y Óscar amonestados, los técnicos decidimos darles relevos por los frescos Pallarés y Alfonso, ya que podría cambiar el guion del encuentro quedarnos en inferioridad numérica.

Salimos a tener el control desde la pausa, y esperar encontrar espacios fruto de que lanzasen el equipo arriba. Lejos de la realidad, ejercieron una presión alta y organizada que nos dificultó la salida de balón y en un jugada sin peligro aparente, ya con el balón despejado, el árbitro señala penalti en un choque entre Alfonso y un rival, que aciertan a anotar. Con 2 – 1, cambia el panorama, y el equipo rival se viene arriba, con la poca fortuna de que no somos capaces de materializar ninguno de los contraataques que proponemos para cerrar el partido, y éste se hace largo y agónico. Entran Hugo por Iván para cerrar esa banda con un doble lateral, y Pablo García por un ya acalambrado Luis, para tener pulmones en el centro del campo, permitiendo presionar arriba para que no nos lancen balones al área con comodidad y cerrando espacios abajo para defender los veloces jugadores frescos del Alcàsser que salieron en minutos finales.

El marcador manual que estrenaron nuestros siempre dispuestos no convocados ya no se movió, todo y que tuvimos un par de ocasiones finales de Prades, Pallarés y algún tiro lejano de Pablo R. y Javi, sufriendo en el tiempo añadido para no encajar, y tres puntos que son de justicia para los locales.