Los jugadores del Juvenil B afrontaban el séptimo partido de la temporada contra un rival que estaba en lo alto de la clasificación, y sabíamos que iba a ser un partido complicado.

Empezamos dominando en todas las fases el partido, tanto ofensivamente como defensivamente jugando nuestro sistema de juego más usado, 1-4-1-4-1, teniendo la posesión del balón y generando ocasiones tras unas buenas combinaciones de nuestros jugadores de ataque. Conseguimos anular totalmente al equipo contrario, teniendo absolutamente el control del partido sin generarnos ningún peligro.

En una jugada individual después de un balón a la espalda de la defensa del equipo rival, nuestro jugador Ayman (16) anota un golazo que nos pone por delante en el marcador. Seguimos controlando el partido y generando ocasiones para conseguir anotar el segundo gol, aunque en una jugada aislada del equipo rival, debido a un error tras una pérdida en la salida del balón, cometemos una falta, un poco más atrás del semicírculo del área, el jugador del equipo contrario número 11 lanza y pasa el balón entremedio de nuestra barrera y nos anotan el gol del empate.

Seguimos generando ocasiones y con el control del partido y del balón, cuando en una jugada individual de nuestro jugador Tahiri (33) lanza un disparo de fuera del área imparable para el portero, un golazo. El equipo seguía con ganas y generando ocasiones de gol que no conseguíamos lograr. En una jugada por banda izquierda nuestro jugador Carlos (38) le hace un pase atrás a nuestro jugador Ayman (16) que anota el tercer gol.

A poco tiempo de terminar la primera parte nuestro jugador Miguel Angel intenta regatear al delantero del equipo contrario y se la roba, el cual le hace el pase de la muerte a su compañero número 9 y nos anota el segundo gol que nos coloca 3-2 en el marcador, gol psicológico para el equipo rival.

Empezamos la segunda parte sabiendo que el equipo rival iba a salir con todo, nosotros tratamos de hacer lo que veníamos haciendo en la primera parte, que es tener el control de la posesión del balón. Pero el equipo rival no nos dejaba llevarlo a cabo por la presión arriba.

Generamos ocasiones para anotar el que sería el cuarto gol y jugar un poco más tranquilos, aunque éste no llegaba, el equipo rival seguía apretando y generando ocasiones de gol a su favor que nos ponían en cierto aprieto. Estábamos haciendo una segunda parte muy mala y el equipo rival se venía arriba en cualquier acción de peligro, cuando en el minuto 47 de la segunda parte (tiempo de descuento) nos anotan el gol del empate, gol que se veía venir por la falta de concentración y actitud a nivel defensivo de nuestros jugadores.

Hay que seguir trabajando y mejorando defensivamente y tratar de no hacer errores individuales que nos penalizan en gol. Hay que recalcar que los jugadores que salgan desde el banquillo lo hagan con actitud y ganas de ayudar al equipo, hay que dejarlo todo en el campo.