ASÍ NO

Empate de nuestro juvenil C (1-1) ante el Ciutat d’Alzira, en un partido en el que no mereció más, y en el que marcó el gol del empate en el minuto 91.

Mal encuentro de nuestro juvenil C, en el que no logró entrar en ningún momento y en el que nuestros jugadores estuvieron como el clima, helados.

La primera parte fue un recital de balones regalados al equipo local por parte de los nuestros, ya que, a pesar de gozar ampliamente de la posesión del balón, no supieron materializar dicho dominio en ocasiones de gol, y únicamente atacaron la portería rival mediante disparos lejanos que no incomodaron excesivamente al portero del Ciutat d’Alzira.

En la segunda parte el dominio del esférico se hizo más evidente aun, pero siguieron sin llegar las ocasiones, y fue mediante un balón mal rechazado que cayó a los pies de un jugador rival a la altura de tres cuartos de campo, que recibió completamente solo y libre de marca, con su marcador observándolo desde la distancia, y empaló el rechace para marcar el gol de su vida colando el esférico por la escuadra.

Ahí fue cuando los nuestros se decidieron a entrar en el partido y mediante un pase atrás desde línea de fondo, perfectamente ejecutado por Puig, fue como los nuestros lograron el empate ya sin tiempo para más, gracias a la impecable ejecución por parte del debutante Andreu, que volvía al equipo tras una temporada de descanso.

Con el pitido del árbitro se pudo ver a algunos jugadores enfadados con el rendimiento del equipo, que 7 días antes había demostrado estar capacitado para mucho más.

Concluía así el encuentro que nuestros jugadores creían ganado una semana antes de disputarlo, y que en la previa del mismo competían por ver quien marcaría más goles, dura dosis de realidad que nos aleja otra vez de aspiraciones más altas, y nos vuelve a demostrar la máxima de que los partidos se ganan en el césped, ya que la grandeza se demuestra en el terreno de juego, y si no se juega como equipo, relegando los objetivos individuales a un segundo plano, los objetivos colectivos se convierten en utópicos.

Esperemos que esto sirva de escarmiento para el encuentro que disputarán dentro de dos semanas contra el CFB Castello B, así como para los que vendrán después de este.