Partido disputado en casa entre un Carcaixent que venía de dar una muy buena imagen en el partido anterior contra un equipo fuerte, y un Alzira situado en los puestos altos de la tabla.

Nuestros peques eran justos, 8, sin cambios y en un día caluroso.

La solidez en las posiciones fue la tónica todo el partido, las constantes ayudas, más en defensa que en ataque propiciaron una defensa difícil de quebrar. Fruto de este buen hacer, el Alzira apenas puso en peligro la portería de nuestro gran portero Gonzalo. Alguna parada de mérito a las que nos tiene acostumbrados y un espectador más en algunas fases del primer tiempo.

Nosotros dedicados a estar ordenados, defender en bloque y salir al ataque en contras y en ataque organizado.

Las ocasiones se sucedían una tras otra, pero la mala suerte, las paradas del portero rival, el cansancio en los metros finales o la falta de efectivos que acompañaran la jugada frustraban todos nuestros intentos de marcar. Se llegó al final de la primera parte con un 0-0 que bien podría ser un 2-0.

La reanudación fue más de lo mismo, nuestros peques enchufados al partido, con un rival poderoso pero sorprendido por nuestro buen hacer. Justo cuando pensábamos que el partido se podía decantar a nuestro favor, una falta discutible en la medular del área propicio el lanzamiento de falta de uno de los jugadores del Alzira que entro rozando la escuadra y que nada pudo hacer con su estirada Gonzalo.

A partir de ese momento, ocasión tras ocasión pero sin pólvora, perdimos un partido que nos refuerza como equipo y que sin duda va a hacer que mejoremos muchos aspectos para próximos encuentros.