Unas veces se gana y otras se aprende.

A estas alturas de la temporada el equipo ya tiene mucho ritmo y suda la camiseta como ningún otro equipo, pero esta vez fuimos superados por un gran rival como el Racing Xátiva.

El partido empezaba muy intenso y con mucho ritmo, no había juego de áreas, la batalla sólo estaba en el centro del campo, se veía que este partido se iba a decidir no por el juego, que también, si no por el físico del equipo que más aguantara. Los jugadores del Racing eran más fuertes y más rápidos y eso se empezó a notar desde el principio cuando en algunas contras eran imparables en velocidad.

Sobre el minuto 12 de la primera parte tenemos que defender un córner en contra y ahí llega el primero, con una gran jugada ensayada nos meten el 1-0. Ahora tocaba sacar fuerza y luchar por intentar remontar, pero a 5 minutos del final de la primera parte en un rechace de otro córner meten un latigazo por toda la escuadra imposible para Bruno. Final de la primera parte 2-0.

Viene la segunda parte y el equipo no baja los brazos en ningún momento, siempre demostramos la fuerza que tenemos y lo damos todo, y aunque el marcador no fuera a nuestro favor, no íbamos a darnos por vencidos.

En la segunda parte vuelve a ser un partido físico, de batalla en el centro del campo. En esta ocasión si íbamos a crear oportunidades para meter gol, aunque lamentablemente no conseguiríamos perforar la red. Aguantamos toda la segunda parte con el mismo resultado, hasta que finalmente a pocos minutos del final, un error en la salida de balón nos cuesta el tercero y definitivo 3-0.

Lo dicho, unas veces se gana y otras se aprende, ahora hay que analizar los errores cometidos por todos e intentar mejorarlos para el próximo encuentro y ser cada vez más fuertes y competitivos.