CÓMODO TRIUNFO DEL ALEVÍN B DEL CARCAIXENT QUE HACE RECUPERAR LA ALEGRÍA EN SUS JUGADORES

Este Domingo se disputaba un nuevo encuentro entre el Alevín B del Carcaixent y el colista de la categoría con 0 puntos donde los locales no podían fallar ante su público con el fin de volver a sumar y recuperar buenas sensaciones.

El partido no se le podía poner más de cara a los locales, ya que a los 10 minutos ya iban ganando 3-0 gracias a un inspirado Guillermo que anotaba 3 dianas gracias a grandes jugadas combinativas provocadas por diferentes jugadores como Iván y Hugo. Tras el 3-0 los locales tenían como principal objetivo no obsesionarse con meter más goles y dedicarse a intentar realizar jugadas combinativas donde participaran todos los jugadores. Sin embargo, en un despiste defensivo, el delantero visitante ganaba por velocidad a la defensa local y no perdonaba en el mano a mano ante Gerard, cruzando muy bien la pelota haciendo imposible la estirada del guardameta. Acto seguido, Paulina ganaba por velocidad a la defensa visitante y anotaba el 4-1 con un sensacional recurso técnico. El resultado pudo ser mayor pero los locales erraron dichas ocasiones.

En el descanso, ambos entrenadores trataban de motivar a sus jugadores. El entrenador local hacía hincapié en lo importante que era sacar el balón jugado y no tener prisa por llegar a portería contraria ya que anotar más goles era lo menos importante de todo.

Tras los 10 minutos de descanso, los locales sabían que tenían el partido muy a su favor. Pese a eso, continuaban generando ocasiones de peligro sin llegar a materializarlas, hasta que en una jugada con suerte y en otra jugada muy bien trenzada por Guillem, Paulina e Iván ponían el 6-1. El equipo local se volvía a relajar, y en otra salida de balón, el Algemesí robaba el esférico y volvía a no fallar ante el guardameta local. Al final, con todo el pescado vendido, Adriel definía muy bien otra jugada bien elaborada poniendo el definitivo 7-2.

Tras el partido, el técnico local Luis comentaba lo siguiente: “Era un partido que había que ganar si o si. Por el bien de todos. Para recuperar esa alegría y felicidad que habíamos perdido estos últimos partidos. Estoy contento con el trabajo de todos. Si es cierto que jugábamos ante los últimos, pero me voy satisfecho con la imagen que hemos mostrado como equipo. A destacar, sin ninguna duda, es que nadie se ha obsesionado por meter gol y nos ha importado más el rendimiento y el juego colectivo que el individual. Sin embargo, debemos seguir trabajando esa salida de balón que tanto peligro nos generamos a nosotros mismos”.