NUEVO PUÑETAZO EN LA MESA

Gran victoria de los nuestros (1-4), ante uno de los equipos de la parte alta de la clasificación, demostrando que con humildad y trabajo, son muy difíciles de batir.

Segundo partido de la semana para los nuestros, y este, contra un rival mucho más duro que el anterior, pues el
Alginet B, es el equipo más goleador de la categoría con 30 goles a favor en ocho partidos, ahora ya nueve, y además contaba entre sus titulares con un gran porcentaje de jugadores que habitualmente disputan los partidos de su juvenil A, que se encuentra en la categoría Preferente, en el grupo de nuestro juvenil A.

Dió comienzo el encuentro en la línea de lo planteado por los nuestros, pues en los primeros compases se vio que iba a ser una primera parte de mucho trabajo en zona defensiva y de mucha velocidad en ataque, así pues, los nuestros salieron al campo con un 1-4-4-2 poco habitual en el que la pareja de mediocentros que tomo la partida, formado por Lluís y el debutante Salva Pascual, era de un corte más defensivo y con la intención de que se remangasen las mangas y produjesen un desgaste en el equipo rival de cara a la segunda parte, y en la que Prades estaría arriba acompañado por Ivan, a fin de presionar la salida del balón y forzarles a lanzar balones largos, situación en la que nuestros defensas, suelen ser muy seguros, para lanzar contraataques y tratar así de hacer daño a la defensa rival.

Así pues, comenzó el habitual carrusel de ocasiones de los nuestros, que hicieron trabajar al portero rival, hasta que próxima la media hora de encuentro, Iván se plantó ante el meta rival y cruzó un disparo potente ante el que el meta nada pudo hacer (1-0) y así continuó la primera mitad, donde el equipo local trató de incomodar a nuestra defensa mediante segundas jugadas por banda, si bien nuestra defensa achicó a la perfección. Pudieron los nuestros ampliar la ventaja antes del descanso, si bien, cuando Prades se plantaba solo ante el portero rival, fue trabado por detrás sin posibilidad alguna de alcanzar el balón, por el último defensa, si bien el árbitro no consideró que debiese expulsar al defensa local.

Así se llegó al descanso y se produjo el relevo en el centro del campo, entraron Moha y Andreu relevando a Lluís y a S. Pascual, a fin de tratar de tener mayor control del esférico y plantear una segunda parte con mayor dominio, si bien, a los recién incorporados les costó entrar en el partido, y el equipo local se hizo con el control del partido, hasta el punto de que en el minuto 52 puso el empate en el marcador, a la salida de un córner, mal defendido por los nuestros.

Poco duró la pájara, y con la entrada de Puchol, el equipo encontró profundidad por las bandas, y así transcurridos unos minutos desde el empate, un centro de Puchol, fue rematado por Prades, de forma poco estética e introduciéndose en la portería sin que el portero local, nada pudiese hacer, de nuevo, la sociedad Prades-Puchol daba sus frutos al equipo.

A pesar de lo ajustado que estaba el partido, las ocasiones más claras eran de los nuestros, que podían haber contado con mayor ventaja en el marcador, si bien, la efectividad sigue siendo un punto a mejorar.

Con el 1-2, los locales se volcaron en ataque, buscando el empate y dejando muchos espacios a la espalda, a pesar de que aún quedaba casi media hora de encuentro, y ahí fue donde apareció en el encuentro la figura de Àlex, que con paradas increíbles y en ocasiones casi imposibles, mantuvo a su equipo en el partido, para que tras uno de estos ataques de los locales, el equipo saliese combinando al primer toque con Moha, Andreu y Puchol, en una jugada coral que acabó a los pies de Moha dentro del área, quien cedió a Fernando para que pusiese el 1-3 en el marcador, dando tranquilidad al equipo.

Siguieron los locales tratando de reducir distancia en el marcador, y siguieron los nuestros lanzando jugadas de contraataque, llegando incluso a robarle el portero el gol a Andreu, rebañándole el balón con las manos fuera del área, sin sanción alguna, aunque era difícil de ver por la velocidad de la jugada. Si bien, no fallaría Andreu a su ya habitual cita con el gol, pues en el minuto 90 se plantaría solo ante el meta y con un disparo cruzado desde la derecha, ponía la guinda al partido y finiquitaba el carrusel de partidos aplazados que tenían los nuestros, saldándose este con un balance de 6 puntos sobre 6 posibles y de 10 goles a favor y 1 en contra, siguiendo así como 3r equipo menos goleado de la liga.

Se ponía así punto y final a un encuentro en el que se enfrentaron dos de los mejores equipos de la categoría, sin lugar a dudas, y en los que los nuestros supieron adaptarse perfectamente y en cada momento al plan de partido planteado por el cuerpo técnico y que salió a la perfección, visto el resultado.

El equipo se marcha así al nuevo parón forzoso en una buena posición en la tabla, con la moral intacta y con posibilidades de todo. Esperemos que este parón no afecte a la dinámica del equipo, que va a seguir entrenando en la medida de las posibilidades y según lo que permita la normativa, de cara a enfrentar el próximo partido en la mejor forma posible y con ganas de más.