Un partido en el que a pesar del resultado, para mí demasiado abultado sobre el juego que se vio, mejoramos mucho sobre los partidos anteriores.

Empezamos el partido, y estaba todo muy igualado, había mucho juego físico, combinado con alguna jugada en equipo e individual que desencadenaban ocasiones tanto para un equipo como para el otro. Pero en el minuto 12 un rechace de una falta se queda muerto a los pies del delantero rival, que no duda en empujar el balón hacia la red, 1-0. Tan solo un minuto después llegó otro gol en contra tras un disparo desde fuera del área que llega a tocar Bruno pero no consigue desviar la pelota lo suficiente como para evitar el segundo gol, 2-0. En el minuto 17 concedemos un córner en contra, en el cuál, tras un remate de un jugador rival nos meten el 3-0, y tres minutos después, tras una gran jugada individual de un jugador rival, nos meten un golazo imparable desde fuera del área, en el cuál, solo podemos felicitar al rival tras ese zurdazo. Ahora llegaba nuestro turno, y tras una gran presión en la salida de balón del rival, Cristian consigue robar la pelota, hay un barullo con el balón que sale disparado hacia el cielo, y cuando está bajando, Jorge consigue con una gran sutileza transformar una gran vaselina y meter el balón al fondo de la red, 4-1. Y termina la primera parte.

Empezamos la segunda parte enchufados y muy metidos en el partido, hasta el punto de encerrar al equipo rival dentro de su propia área y provocar un penalti, el encargado de lanzar el penalti fue Joel, que con una confianza máxima en sí mismo transformó el penalti por toda la escuadra, imparable para el portero rival, 4-2. Pero enseguida nos llegaría otro mazazo, otro disparo desde fuera del área, al que es imposible que llegue nuestro portero convierte el 5-2, resultado que anímicamente nos envolvió en una espiral derrotista, de la cual, no supimos salir en todo lo que quedaba de partido, excepto en alguna jugada aislada.

Llegaban con más fuerza y con mucha precisión, y tras un error en la salida de balón nuestra, nos meten el 6-2. Con el partido ya sentenciado el equipo intenta sacar fuerza de donde sea, pero no era nuestro día, y tras un error en la comunicación entre Arón y Bruno, el defensa se mete gol en propia puerta. Ya con el partido terminado, hacemos una falta al borde del área, la cual, no iban a perdonar, y por encima de la barrera el jugador rival metió un golazo 8-2, que finiquitaba un partido que, en resultado es para olvidar, pero en actitud y en juego fue un partido bastante bueno, mejorable como todos los partidos, pero en definitiva fue un partido para aprender y seguir mejorando de cara al futuro.