Nuestros peques salieron más concentrados y enchufados que en los últimos partidos. Este hecho hizo que se notara en el campo con un equipo mejor posicionado, sin fisuras en defensa y con las ideas claras, siendo expeditivos cuando tocaba. El partido fue muy igualado durante la primera parte y ambos equipos rozaron el gol en algunas de las ocasiones que se les presentaron. Nuestro equipo con muy buen ritmo a pesar del calor sofocante de un mediodía de mayo tuvo oportunidades de irse al descanso con ventaja en el marcador, pero los errores de cara a portería fueron una tónica que no pudimos salvar.

Empezaba la segunda parte con nuestras esperanzas puestas en hacer un gran partido y demostrar que somos un equipo con alma y esfuerzo pleno. Las ocasiones llegaban por ambas partes y el juego tomaba una dinámica parecida a la del primer tiempo. Justo entonces, en el min. 30 llegó el primer gol, que lejos de hacernos decrecer, nos espoleó en ataque. Pero, a veces, la mala suerte no se controla y una mano en área fue pitado por el árbitro, y el jugador rival no dudó transformando un gran penal en el que nada pudo hacer la gran estirada de nuestro peque Gonzalo. Poco después, se sucedieron ambas contras más que permitieron al Xàtiva un resultado bastante abultado para lo que se había visto en el campo.

Las sensaciones muy buenas. Aspectos a mejorar y reforzar de cara a próximos partidos. Lucha hasta el final.