El Alevín A de la Escuela UD Carcaixent cae justamente derrotado contra un rival que le superó en casi todas las facetas del juego.

Salimos a disputar la jornada 9 sabiendo que teníamos enfrente un rival que iba a ser muy complicado sacar algo positivo en su campo. La primera parte, sí que es verdad que no dejamos que el equipo contrario nos dominara en el dominio del esférico, pero ellos se notaba que tenían más claridad a la hora de intentar crear juego y hacernos daño sacando el balón jugado desde atrás e intentando hacer el campo grande para que a nosotros nos costara defender a nuestras espaldas, pero la presión y la intensidad era bastante aceptable y por eso ellos no progresaban con demasiada claridad y dificultábamos que tuvieran el dominio completo del juego.

Pero poco antes del descanso, dejamos que una genialidad suya nos pusiera un centro peligroso en el área del delantero del equipo contrario, y remató sólo y sin oposición, lo que propició que nos fuéramos al descanso con una mínima desventaja pero metidos en el partido contra un rival bastante complicado.

Salimos intentando tener un poco más de tranquilidad en el balón y crearles peligro buscando la rapidez de nuestros delanteros, además de dificultar su dominio del esférico para que ellos no jugaran tan fácil, pero salimos con muy poca intensidad y dejando que jugaran a sus anchas. Fruto de ello, recibimos dos goles rápidos con disparo de media distancia por no estar encima para dificultar que tuvieran un disparo fácil.

A partir de esos dos goles, el equipo se descompuso y nos dedicamos más a protestar y a pensar en cosas que no tenían nada que ver en el partido que a intentar mejorar la imagen que estábamos dando en la segunda parte. Visto que el partido era muy difícil de sacar un resultado positivo, el cuerpo técnico decidió acabar con un equipo que tenía unos cuantos jugadores que venían sin participar por diversas circunstancias para intentar que cuando antes se metieran en dinámica de competición. Recibimos dos goles más por falta de actitud y un poco de dejadez. Aunque también hay que ser consecuente y admitir que el equipo rival era superior en bastantes facetas del juego. Con un 5-0 terminó un partido que teníamos que olvidar cuanto antes . Al terminar, el entrenador comenta: tenemos que olvidar este partido cuanto antes, centrarnos en mejorar y pensar en esta semana que tenemos un partido de liga y un torneo muy ilusionante.

¡RENDIRSE NO ES UNA OPCIÓN!