El Carcaixent se lleva los 3 puntos gracias a un partido muy serio y práctico de todo su equipo.

Este sábado por la mañana se disputaba un encuentro apasionante entre dos equipos que necesitaban ganar para colocarse en lo alto de la clasificación y optar a ganar la liga de plata.

El partido no podía comenzar mejor para los visitantes, ya que, a loa 4 minutos, se adelantaban en el marcador gracias a un gran disparo de media distancia de Pablo. Sin embargo, el Cullera le dio la vuelta al encuentro en tan solo 8 minutos poniéndose por delante. Dos únicas aproximaciones de los locales y ya iban por delante en el luminoso gracias a su efectividad. Sin embargo, el Carcaixent sabía que no iba a ser un partido en el que se podía jugar desde atrás, ya que las dimensiones lo impedían, y optaron por buscar balones a las espaldas de sus defensas aprovechando la velocidad de sus interiores y puntas y ahí es donde empezaban a hacer daño y generar peligro. En un córner no despejado por los locales, Juan no desaprovechó la ocasión y anotó el empate a 2 tras un rebote dentro del área pequeña. Por si no fuera poco y sin tiempo a reaccionar los locales, una falta de media distancia lanzada por Pablo, llegó a manos del portero local y, tras no conseguir atrapar la pelota, Paulina aprovechó el rebote y anotó el 2-3. Los visitantes se volvían a adelantar en el encuentro. En la última jugada de la primera parte, Paulina se inventó una jugada digna de jugador de primer nivel, y tras dejar sentado al portero y pudiendo anotar con un simple toque, decidió cederle el balón a Hugo para que este hiciera el 2-4. ¡De eso trata el compañerismo!

Con el 2-4 llegaba el descanso y ambos entrenadora intentaban animar a sus jugadores para seguir luchando y seguir ofreciendo un bonito partido.

En la segunda parte no hubo muchas ocasiones de gol. Apenas existieron ocasiones claras en ambas áreas. El equipo visitante mantuvo la portería a 0 tras el descanso gracias al brillante trabajo defensivo de todo el equipo. El Cullera no encontraba la manera de inquietar el área rival ya que los visitantes presionaba en zona alta e impedían a los locales llegar con peligro. Los visitantes se encontraban muy cómodos y decidieron reforzar el centro del campo pasando de jugar con un 2-3-2 a un 2-4-1. Esto hacía dificultaba aún más las aproximaciones de los locales ya que los visitantes estaban muy bien plantados y ofreciendo una imagen seria y contundente sin cometer errores.

Tras el partido, el entrenador del equipo rival, Luis, comentaba lo siguiente: «Me voy orgulloso con el trabajo de mis jugadores. Creo que salvo el despiste de 7 minutos que nos ha costado dos goles, el equipo ha ofrecido una imagen muy seria. Sabíamos que hoy solo nos valían los 3 puntos para seguir en lo alto de la clasificación y me he encontrado a un equipo que tenía muy claro que iba a ser difícil realizar jugadas combinativas y, por ello, habíamos comentado que teníamos q presionarles lo más arriba posible para dificultar su juego e intentar que no nos llegarán a nuestra área y así ha ocurrido. La segunda parte de los míos, sinceramente, me ha parecido espectacular. Que orgullo y alegría verlos como peleaban cada balón y como se entregaban hasta que no podían más. Les felicito porque han demostrado que cuando quieren como equipo somos muy fuertes e incómodo para los rivales. Nos queda una final y vamos a ir a por ella al 101%.